Cómo se calcula el precio de un libro impreso

Estamos seguros de que en más de una ocasión paseando por tu librería te has fijado en un libro que te llamaba la atención. De tamaño pequeño, unas 300-400 páginas, un autor poco conocido pero que parece interesante…, te decides a comprarlo pero luego ves su precio. Mejor otro día.

El precio es sin duda uno de los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de publicar un libro y muchas veces al asignarlo los autores preguntan, ¿por qué tan caro/barato? ¿No le puedo poner el precio que yo quiera?  o lanzan frases como «He visto un libro muy parecido y tenía mejor precio».


¿De dónde sale el precio que me proponen?

Para establecer el precio de un libro nos tenemos que fijar en todo momento en los costesy por supuesto en su viabilidad. De poco sirve acoger un proyecto ambicioso e increíble si después no vamos a poder venderlo a un precio razonable.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta son los derechos de autor, que normalmente suelen ser el 10 % del PVP del libro. A esto hay que añadirle los costes habituales del mantenimiento de la editorial, es decir, salarios, alquileres, mantenimiento de los equipos, derechos de reproducción de las ilustraciones de la cubierta…

Más tarde tenemos que tener en cuenta los costes de producción, que son de dos tipos:fijos y variables.

Los primeros hacen referencia a la maquetación, las correcciones, las muestras de pre-impresión, la gestión de los aspectos legales… Mientras que los segundos están relacionados directamente con la imprenta.

¿Es igual una editorial pequeña que una grande?

Llegados a este punto tenemos que aclarar las diferencias entre una editorial independiente y un gran grupo editorial. Una editorial pequeña debe tener ante todo claro su handicap, el dinero.

Somos empresas que juegan con sus reducidos presupuestos para dar cabida a cuantos autores lo merezcan, y es por ello que la inversión para las imprentas no puede ser la que desearíamos. La primera tirada de este tipo de empresas suele oscilar entre los 300 – 500 ejemplares, según las necesidades y el interés del distribuidor. Si te has encontrado con un caso en el que una editorial independiente te ha ofrecido una primera tirada de 2.000 – 3.000 libros, siento decirte que no ha sido así.

Los grandes grupos editoriales hacen tiradas de más de 15.000 ejemplares, por lo que el precio de producción es muy bajo y podemos ver en el mercado como libros de una extensión considerable, tienen un PVP económico. Pero si nos vamos a una empresa pequeña, como hemos dicho anteriormente, la tirada será menor, por lo que el precio de producción subirá y no nos quedará otro remedio que poner el PVP más alto.

Este coste de producción en imprenta varía por lo tanto según la tirada, y en función del tipo de papel, el tamaño, la encuadernación, si incluye algunas páginas a color… Finalmente la imprenta se quedaría con un 20-25% aproximadamente del PVP del libro.

Una vez que tenemos en cuenta todos estos costes, obtendremos una cifra que se divide entre la cantidad de ejemplares que la editorial haya propuesto producir y conseguiremos el coste por ejemplar.

El siguiente paso es sumarle los pagos al distribuidor, que suele ganar entre el 55-60% de cada ejemplar, y la cifra resultante la multiplicaremos por un coeficiente de 5 o 6 para obtener el precio final del libro en el mercado.

Por ejemplo, si tenemos un libro que nos cuesta producirlo 2,51 € pues lo multiplicamos por 6 y el resultado es 15,06 €. Así que el precio final de ese libro en el mercado será de 15,95€.

¿Seguro que la editorial se beneficia?

Se suele pensar que los editores consiguen un alto beneficio por la producción de los libros, pero la verdad es que es su porcentaje el que se va reduciendo cada vez que entran más factores en juego o cada vez que se incrementan los costes de edición. Gestionamos ese 5-10% que nos queda para nosotros intentando llegar a un punto en el que se consiga beneficio a la vez de estabilidad comercial para el libro.

Tras leer este artículo habrás podido comprobar que el PVP de tu libro no es algo que se elige aleatoriamente, si no que se tienen en cuenta numerosos aspectos. Tenemos que tener en cuenta el mantenimiento del negocio así como los beneficios para las diferentes partes que intervienen en el proceso.

Apostamos por expectativas, ya que el que nosotros confiemos por una obra y veamos su potencial, no quiere decir que los lectores vean lo mismo. Contamos con vender todas las tiradas impresas pero no siempre ocurre y también tenemos que hacerle frente a estos inconvenientes.

Es un negocio complejo que suele estar infravalorado por la gran mayoría de los que se acercan a él, pero ahora que ya tienes todos los conocimientos, sabrás como funciona y podrás saber cuál es el mejor precio para tu obra.