▷ Escribir un libro infantil

Los niños son un público abierto a todo lo que no conocen, libres de prejuicios y preconcepciones de la realidad o de la fantasía, la mayoría de los pequeños que se interesan por la lectura tienen dos razones: porque se trata de una tarea del colegio o por interés en conocer algún concepto o definición. Una editorial infantil exitosa casi siempre apuesta por los títulos que ofrecen aventura o abren la puerta a un mundo interesante por descubrir.

La literatura infantil en muchos casos objetiva las ideas que pueden pasar por la cabeza de los niños, la conexión con un texto muchas veces depende de que el material invite a fantasear, que represente lo que el pequeño en algún momento ha imaginado. Cada niño establece preferencias desde muy temprano y se encarga de modelar sus hábitos de lectura rodeándose del contenido que realmente le atrapa.

El objetivo del escritor es hacer sentir al niño el placer de la aventura, que pueda imaginar lo que siente el personaje que está perdido en el bosque, o el pirata que en medio de alta mar perdió la vela de su barco. A los niños también les apasiona leer curiosidades, saber que tan alta puede ser una jirafa o conocer por qué el mar es azul, eso los hace sentir que son dueños del secreto mejor guardado del universo.

Uno de los valores que busca la empresa editorial infantil en un texto es la capacidad que tiene la historia para ser ilustrada. Los dibujos enriquecen el paisaje de fantasía que vende la historia, pueden lograr que el niño establezca un orden cronológico para los hechos y elabore conclusiones sobre la narrativa.

La publicación de un libro juvenil establece otro orden de prioridades; para los jóvenes, lo primordial es que el tema los atrape desde el primer momento, no le dan segundas oportunidades a un libro. Para esto se requiere que la historia venga cargada de personajes interesantes que tengan una misión dentro de la trama y puedan ser descritos como sujetos individuales y únicos.

Para los niños y jóvenes la historia es mucho más que eso, es un viaje que los lleva a cumplir deseos a imaginar criaturas extrañas y fantasear que viven por si mismos la emoción del personaje principal.

Algunos escritores expertos en literatura infantil advierten que escribir para los niños representa un reto mucho más allá de lo técnico, porque en ese sentido puede tener similitud con la escritura de cualquier tipo de relato, su complejidad puede estar en la figuración que debe hacer el autor para dar con los intereses de los lectores. Para la mayoría de los niños leer también es una forma de jugar.

Escribe un libro para el éxito

Si estás buscando abrirte camino en el ámbito de la literatura infantil es bueno explorar algunas recomendaciones para que tu título logre el apoyo de una editorial infantil que publique tu libro. Aquí te traemos algunos de los interrogantes a los que tus textos deben dar respuesta:

¿Qué debe tener?

Lo ideal en los textos infantiles es que narren historias interesantes para el público objetivo, para lograrlo referencia bien tu texto. Lee a autores de renombre y compara su estilo narrativo con el tuyo, fíjate en sus fortalezas y ubica las debilidades del material que desarrollas.

No está de más alimentar tus ideas de los buenos escritores, con esta técnica puedes lograr mejorar tu historia y hacerla más atractiva para las empresas editoriales. También podrás alcanzar la construcción de una idea coherente fácil de comprender.

¿Cómo dar forma al contenido? 

Aunque parezca que estamos redundando cuando hablamos de una historia creativa, lo creativo para un niño es como un juguete, así que los libros deben funcionar también como uno. ¿De qué sirve un libro infantil aburrido? Haz de tu libro un juguete, que sea capaz de adaptarse a la imaginación de los pequeños en cualquier momento.

El libro debe divertir igual que lo hacen los juguetes, para una editorial infantil contar con libros donde el autor se atreve a hacer juegos de palabras, donde invita al lector a realizar deducciones o que utiliza un vocabulario que plantea interrogantes son los más dinámicos, porque logran que el texto cobre vida. ¡Recuerda que los jóvenes creen posible los hechos más improbables!

¿Establece empatía con el lector?

Como escritor, es necesario que te coloques en el lugar de tus lectores, sabemos que no resulta fácil pensar como un niño, pero es posible acercarse a ellos, estudiar cuáles son sus intereses y dedicar tiempo a lo que consumen, conocer lo que les gusta.

En los jóvenes es muy frecuente acercarnos con intereses más complejos; fíjate en lo que critican de un personaje o situación para que logres recrear los elementos que atraigan su atención, el interés puede centrarse en la personalidad de los protagonistas de la historia y, si se trata de un grupo de jovenes, el parecido con su propia realidad puede atraerlos.

Temática y formato

Cuando los niños o los jóvenes se acercan a la literatura, buscan muchas cosas, pero como público objetivo suelen ser muy exigentes y taxativos en el momento de definir sus preferencias.

Evita ser didáctico, al dar vida a la historia lo mejor es que la narración fluya naturalmente y evites presentar tu material como contenido para aprender. Hoy en día los lectores más jóvenes buscan una literatura cómplice en lugar de compleja.

Parte de los retos que enfrenta la industria editorial infantil es contar con libros que sean exitosos y reporten ganancias reales a sus creadores. Ahora mismo podríamos asegurar que existe cierta crisis en el mercado, hacen falta textos de calidad que se ganen el favoritismo del público y que además sean rentables.

Pero cuáles son los títulos exitosos y por qué. Los libros para niños y jóvenes no pueden eludir temas que también abordan los adultos y forman parte de la actualidad, es conveniente no subestimar el poder de cuestionamiento de los niños y adolescentes.

No es lógico omitir temas como el acoso escolar, la sexualidad o la violencia; lo indispensable es que encuentres los recursos literarios e interpretativos, además de un lenguaje y tono adecuados para presentarlos de forma atractiva y que no genere rechazo.

Pero el éxito de un libro inmediatamente puede multiplicarse, a esto responde cierta tendencia que ha beneficiado la creación de libros en serie, los niños y jóvenes tienen cierto gusto por los textos coleccionables o que hilan una gran historia en varios libros. Para las editoriales infantiles este formato puede resultar atractivo y les garantiza ventas recurrentes durante más tiempo.

Cuando escribes un libro para niños o jóvenes: proyéctalo como un material transmedia, esto se refiere a la posibilidad de que el contenido pueda ser adaptado y estar presente en distintas plataformas.

Por ejemplo, si los chicos pueden recibir en su libro un código QR que puedan leer con su smartphone o tableta y con ellos obtener más información sobre los personajes o elementos adicionales de la historia, esto representa un valor añadido; también existen títulos que poseen canales en plataformas como YouTube donde el lector puede ver vídeos y comics basados en el libro.

Algunos creadores se han atrevido a crear cuentas en redes sociales con los personajes de las historias trayéndolos a la realidad y generando una interacción directa con el público.

Descubre tu estilo y hazlo visible

Todos los escritores famosos logran ser reconocidos gracias a que imponen un estilo y con ello alcanzan posicionarse en el mercado. Muchos emplean recursos como el humor, otros desarrollan textos temáticos y hay escritores que juegan a variar los estereotipos y roles.

Al escribir literatura infantil, puedes crear personajes libremente y cada uno puede tener la personalidad que mejor se adapte al gusto de tu público objetivo. Para una editorial infantil cada contenido dirigido a niños y jóvenes debe tener un propósito: educar, formar o entretener son algunos de los más comunes.

Lo importante es que durante el desarrollo del conflicto la historia no sea predecible para que el lector se mantenga interesado en el libro, en la literatura infantil lo ideal es ofrecer datos al lector sobre el posible desenlace, pero necesariamente debes esforzarte para que deduzca que algo va a suceder varias páginas antes del desenlace.

Dependiendo de tu estilo, tendrás que idear cómo los personajes buscarán la resolución del problema, asunto que dependerá de la personalidad y el rol que ejerza cada uno. Igual como escritor puedes darte licencia de crear situaciones de crisis para lograr que la historia no sea lineal.

La forma de desarrollar los diálogos también determina  dominio de la narrativa y representa un recurso para ejemplificar los conflictos entre los  personajes y avanzar en la historia. En el caso de la literatura infantil se recomienda que los diálogos no sean muy largos para no aburrir a los niños y evitar que pierdan la secuencia de la temática.

Durante el desarrollo del texto procura presentar acciones con cierta frecuencia, psicológicamente las acciones vinculan con los sentimientos y estos ayudan a mantener despierto el interés de los niños. Recuerda que ellos tienen los sentidos más agudos que los adultos y sus observaciones suelen ser definitivas.

Si has redactado una obra literaria para niños, tienes en tus manos el material y, por tanto, puedes llevarlo a una editorial para evaluar si es posible asumir los gastos de impresión de algunos ejemplares para que luego los uses con fines comerciales o para promocionarte como escritor.

Existen otras editoriales que imprimen una vez reciben algún pedido, recuerda que puedes reducir los gastos de impresión si haces concesiones en el tipo de papel y el color, dos factores que elevan un poco el presupuesto.

Aquí te mostramos algunos pasos para que tu libro sea una realidad:

1. Busca financiación

Reunir el dinero necesario para reproducir tu libro no tiene que ser un gasto personal, puedes acudir a empresas o fundaciones que apoyen el talento emergente y presentarles tu texto, posiblemente les guste el material y decidan apoyarte.

Existen alternativas como el crowdfunding o financiación alternativa donde un grupo de personas que se identifican con tu proyecto te pueden apoyar aportando una cantidad de de dinero a través de Internet. Puedes acudir a plataformas de crowdfunding especializadas en temas creativos como Verkami o específicas para la edición de libros.

2. Promoción

Después de imprimir puedes llevar tu libro a librerías independientes, algunas permiten que puedas dejar tu libro a cambio de una comisión por ventas, otros establecimientos  cobran una tarifa fija por mantener tu libro en exhibición. Puedes proponer realizar lecturas en vivo en espacios culturales, librerías y escuelas; en estos lugares también puedes ofrecer tu publicación.

3. Ventas por Internet

Puedes crear tu fan page en Facebook y cuentas en Instagram y Twitter. La promoción en las redes sociales puede ayudarte a contactar grupos de lectura y editoriales a los que puedas enviar tu material.

4. Contratar un agente

Si decides contar con un agente literario, documéntate primero sobre su experiencia y trayectoria, esta persona se encargará de contactar con las editoriales y ofrecerá tu manuscrito. Ellos cobran un porcentaje sobre las ventas que se concreten.

5. Busca editores

Algunas editoriales admiten material directamente del autor, investiga sobre los formatos que solicitan y trata de remitir tu manuscrito. Algunos tienen guías de publicación para admitir el material, revísalas con atención.

6. Envía el manuscrito

Trata de contactar con editoriales especializadas que con frecuencia trabajen con literatura infantil y envíales tu manuscrito, posiblemente se interesen o al menos te hagan observaciones acertadas.

7. No envíes ilustraciones

No remitas el manuscrito con ilustraciones a menos que hayan sido realizadas por un ilustrador profesional, normalmente las editoriales se interesan por revisar el contenido y luego queda en manos de diseñadores profesionales para dar vida a la parte gráfica.

8. No te rindas

Este mercado demanda mucha perseverancia, no ceses en el intento, si observas que no hay interés o muchas empresas han rechazado tu libro, realiza una revisión y trata algún detalle que se te haya podido escapar.

9. Contratos

Si consigues un contrato revísalo junto a un experto legal que te garantice que se trata de una negociación justa. No firmes ningún documento si tiene dudas.

10. Cambios y ajustes

Si recibes alguna sugerencia de un editor, no dudes en aceptarla, en algunos casos admiten el material una vez que sus apreciaciones son tenidas en cuenta por el autor. Ningún editor serio te pedirá que cambies el sentido u objetivo de tu publicación.

Dificultades para escritores noveles

Dedicarte a la literatura infantil no es una tarea fácil, los beneficios económicos tardan en llegar y no suelen ser ganancias extraordinarias, sin embargo, se trata de una labor donde escribes desde el corazón y con la mente abierta a los sueños.

Escribir historias para niños por primera vez seguramente te exigirá revisar una y otra vez, hacer correcciones y reescribir parte del mansucrito, esto solo es parte del proceso, no significa que tengas que abandonar la tarea.

Entre los problemas que atraviesa el mercado editorial, la literatura infantil tiene pocos nichos donde poder guarecerse, por lo que buena parte de las editoriales deciden invertir en autores conocidos y con éxito probado, sin embargo, siempre habrá lugar para nuevas ideas y autores noveles.

Te dejamos, a continuación, algunas recomendaciones y consejos cuando acudas a una editorial infantil para bucar la publicación de tu libro:

Ningún editor realiza el cobro de una cantidad por realizar la lectura del material, ellos solo ganan dinero por concepto de ventas. Ten cuidado con ofertas que puede inducir a engaño, normalmente el autor no tiene que asumir un gasto adicional al de reproducción si decide hacerlo de forma independiente.

No tengas miedo a asumir riesgos, si tu estilo es diferente y buscas innovar contando la historia de una forma distinta, hazlo. Luego debes seleccionar cuál es la editorial que mejor se ajusta a tu estilo.

Hazte un experto y conocedor del área, revisa con atención cuales son las empresas y títulos más exitosos en este ámbito y sigue sus pasos.

Antes de lanzarte a escribir un libro infantil o juvenil completo puedes comenzar con publicar cuentos cortos por medios digitales. Existen muchas páginas web que apoyan a nuevos escritores y resulta ser una ventana muy útil para dar tus primeros pasos en este mercado.

Trata de localizar las editoriales más populares en la literatura infantil y busca las vías para establecer contacto con ellos.

Si recibes críticas o sugerencias de algún experto, tenlas en cuenta y haz lo propio para mejorar tu estilo. Acude a talleres de escritura para niños y jóvenes, no te cierres a realizar mejoras si son necesarias.

Nadie ha dicho que lanzar textos infantiles sea una tarea fácil. La literatura infantil exige mucha creatividad y armonía en un texto corto y claro, “a los niños no se les puede engañar” decía Cortazar cuando le solicitaron que escribiera un libro infantil.

Escribir para los niños y jóvenes es más que construir ideas en perfecto orden gramatical, se trata de exponer hechos fantásticos revestidos de mucha magia y un ideal refinado de que todo es posible.

Este espacio de la literatura le abre las puertas a la rima y al refrán, a las adivinanzas, al humor y a la expresión y explicación surrealista de los sentimientos y las relaciones entre los humanos. Los jóvenes probablemente exigen más aventura y vértigo en una lectura que debe estar cargada de detalles y misterio.

¡¡Mucha suerte, querido escritor o escritora!!