Editorial infantil y juvenil para la Generación Touch

23/04 Actividad con 64 TANKAS PARA UNA TARDE DE VERANO

  • Fecha:26-04-2019

David Jiménez, autor de 64 TANKAS PARA UNA TARDE DE VERANO, vivió ayer, 23 de abril, su primer Día del Libro en el CEIP Parque Eugenia de Montijo (Madrid), y nos cuenta su experiencia:

«Fue una jornada inolvidable. La celebración comenzó por la mañana en el CEIP Parque Eugenia de Montijo, de Madrid, donde los niños y niñas de 1º y 2º de Primaria cantaron las canciones del libro e hicieron su particular interpretación de las ilustraciones.
Ya por la tarde, el AMPA del colegio me invitó a participar en un acto en el que volvimos a cantar y a recitar los poemas del libro. Siempre es importante sentirse querido en casa.
De allí me fui volando a la III Feria del Libro de Vallecas, donde tuve la oportunidad de charlar con los pregoneros de la Feria Jesús, Gloria y Roberto, protagonistas de la maravillosa "Campeones", y que además de amantes de los libros, son gente muy bonita.
Tras el pregón, me esperaban en la caseta 1, Loli y Alfonso, propietarios de la Librería Laurel, que hicieron que aquél lugar que habían cuidado con mimo hasta dejarlo precioso, fuera como un pequeño refugio, cálido (la tarde amenazaba lluvia) y rodeado de libros, al abrigo de los cuales me sentí como en mi hogar. Loli me contó que se
instalaron en el barrio hacía 20 años con una pequeña tienda de libros de segunda mano y que poco a poco habían sacado adelante, con mucho esfuerzo, lo que hoy es una de las librerías infantiles de referencia del barrio. También se lamentaba de que hoy en día era muy difícil sobrevivir sólo con los libros. Por eso tiene aún más mérito apostar por la literatura infantil y hacerlo con la ilusión y el cariño con que
ellos lo hacen.
Cariño que sin duda les es devuelto por los vecinos del barrio que se acercan a la caseta de Loli y Alfonso, que les llaman por sus nombres, madres y padres con niños, abuelos buscando libros de dinosaurios para sus nietos, Juan (familia de los libreros, periodista en la reserva y gran aficionado a escribir "haikus"), Gadea y Sara, el pequeño Antonio, Javier y Jorge, Candela, Carmen... la madre de una maestra de infantil devoradora de libros infantiles a quién pensamos que aquello de "los tankas" le podía gustar, un cantautor amante de la poesía... en fin, tanta gente maravillosa en este barrio humilde, de gente trabajadora y con un gusto exquisito por la cultura, que se me hizo muy corta la tarde, con ganas de disfrutar de los lectores que me rodeaban curiosos entre las casetas cuando finalmente el cielo decidió despejarse.
No dejéis pasar la ocasión de acudir todos a la Feria del Libro de
Vallecas estos días, asomaros a sus puestos y, por favor, pasad por la
caseta de Loli y Alfonso, comprad allí muchos de los maravillosos libros
que tienen, y dadles un beso de mi parte.

¡Feliz Día del Libro! Nos vemos el año que viene».