Editorial infantil y juvenil para la Generación Touch

ATRAPADOS POR LA PESTE. Noticia en Agenda Cultura de Andalucía

Este viernes 31 de mayo tiene lugar en la biblioteca pública infanta Elena de Sevilla la presentación del libro «Atrapados por la Peste», escrito por Chule Fergu y publicado por la editorial Babidi-Bú.

El acto, que comenzará a las 18:30 horas, supondrá el lanzamiento oficial de esta obra, una novela infantil que transporta a los lectores a la Sevilla de 1649, el año que la temible peste negra devastó la ciudad hispalense.

«Atrapados por la Peste» cuenta la historia de tres alumnos que, tras un acto de vandalismo en el Parlamento de Andalucía, son castigados y enviados a casi cuatro siglos atrás. Para poder regresar a su tiempo deberán redimirse de su travesura ayudando a un famoso pintor a recuperar su inspiración, perdida tras el fallecimiento de sus tres hijos por culpa de la peste. El nombre de este pintor: Bartolomé Esteban Murillo.

La obra está recomendada para lectores a partir de los 12 años y supone una buena oportunidad para que los jóvenes aprendan aspectos relacionados con la historia de Sevilla a través de la aventura, la intriga y muchas dosis de humor.

Edificios como el parlamento de Andalucía (antiguo hospital de las Cinco Llagas), la casa de Pilatos, la antigua muralla de la ciudad y personajes como Murillo, el arzobispo Domingo Pimentel o la legendaria fantasma Sor Úrsula hacen aparición en esta novela de 208 páginas.

«Atrapados por la Peste» es la primera obra de una serie de libros diseñados para que los lectores se sumerjan en la fascinante historia de Sevilla y se sientan partícipes de eventos tan importantes como la mencionada peste negra, la reconquista de Sevilla o la creación del parque de María Luisa.

Este es el segundo libro del escritor jerezano Chule Fergu, siendo su primera obra «ABE Animales Bien Educados», publicado también por la editorial sevillana Babidi-bú.

En palabras del autor, escribir estas novelas infantiles supone «una gran aventura, una satisfacción y un reto. Una aventura porque investigar sobre nuestro pasado me hace aprender cosas nuevas cada día; una satisfacción porque siento que ayudo a acercar nuestra historia a los jóvnes de una manera más accesible y divertida; y un reto porque no es fácil hablarles sobre temas como la peste negra sin crearles un trauma de por vida del que luego se me puedan quejar los padres y madres».