Editorial infantil y juvenil para la Generación Touch

"Aventuras de otro mundo". Actividad en la Escuela Santa Caterina

  • Fecha:07-11-2019
"Aventuras de otro mundo". Actividad en la Escuela Santa Caterina

Hoy 7 de noviembre, nuestra autora Beatriz Herrera, ha realizado una actividad en La Escuela Santa Caterina, del municipio de Tarragona Viñols y Archs,  la cual ha  sido para ella muy especial.  Y a continuación nos cuenta su experiencia:

«¡Cuánta ilusión tenía por hacer esta presentación!... Y es que La Escuela Santa Caterina fue el centro donde trabajé como profesora el año pasado, que para mí fue como un hogar. Me sentí muy bien allí y quería devolverles parte de lo mucho que me dieron.

Les prometí a mis niños que volvería para explicarles el cuento. Y siempre cumplo. De manera que en cuanto cuadramos fechas con  Dirección, me presenté allí, lista para compartir con ellos un pedacito de mí.

No les habían dicho a qué iban a la biblioteca del centro, de manera que al encontrarme allí, se llevaron una gran sorpresa y se pusieron muy contentos al saber que, por fin, iban a conocer mi cuento (puede que parte de la alegría también fuese por descubrir que se habían librado de matemáticas). Me reencontré con todos los alumnos del colegio, entre ellos, los tres grupos a los que impartí clase: mis Lacasitos (pequeños y dulces) de 2º. mis M&M (deliciosamente encantadores) de 3º y los Petazetas de 6º (completamente chispeantes).

La presentación tuvo un ambiente familiar y me  trajo recuerdos de cuando compartíamos ratos de lectura juntos. Al ir a hacer substituciones, siempre le pedía al profesor que si no tenía nada programado aún, me dejase explicarles un cuento.

En la presentación de Ciclo Superior, una niña de 5º se me acercó para preguntarme si iba a salir al patio a dibujar (el año pasado lo hacía a menudo) y me preguntó si podría ayudarla con los dibujos del álbum ilustrado que estaba haciendo. Qué cosa mas bonita… Ella y su motivación.

Mis exalumnos mayores se interesaron mucho por cómo iban mis cuentos y, al saber que tenía otro proyecto entre manos, la clase de 6º (alias Petazetas) me pidieron que por favor intentase tenerlo publicado pronto para poder conocerlo  antes de que dejasen la escuela y empezar el instituto. "No queremos perdérnoslo", me dijeron.

Una hora después de haber acabado las presentaciones (tres en total, una para cada ciclo de Primaria) aún seguía en la escuela, despidiéndome por tercera vez con fuertes abrazos de mis niños. Deseándoles un feliz curso, y haciendo uso de toda mi fuerza de voluntad, conseguí separarme de aquellas personillas que ejercían un tremendo magnetismo sobre mí...».