Fomentar en los niños el interés por nuestro patrimonio

Hoy día es algo fácil de realizar, pues contamos con tecnologías que nos lo permiten, pero hay que hacerlo desde que son pequeños, y así será algo que perdurará en ellos cuando se hagan adultos. Hay que comenzar por nuestra ciudad o municipio, pues todos ellos contienen monumentos e interesantes historias que podemos mostrarles. Y después, cuando realicemos viajes con ellos, llevarlos a visitar los monumentos y sitios emblemáticos del lugar.

Pero ¿cómo hacerlo para que les resulte divertido y no se aburran?… Lo primero de todo es «ponernos en su mente» y preguntarnos con qué disfruta un niño. Y la inmensa mayoría lo hace escuchando cuentos e historias, y más, si van acompañadas de imágenes. Pues bien, a partir de aquí, buscamos fotos o vídeos de un lugar, nos documentamos bien sobre él, y esto, como es lógico,  deberá ser algo que nos guste hacer, pues de lo contrario no sabremos transmitirlo. Después esa información podemos transformarla en un cuento o historia divertida, dependiendo de lo que mejor le vaya a dicho lugar, y será lo que contemos al niño mientras le mostramos dichas imágenes, pero conservando los nombres históricos, pues eso contribuirá a grabarlos de forma fácil en su mente. Y a continuación le propondremos ir a visitarlo y poder ver todos los detalles, haciendo nuestras propias fotos de ellos. Después, podríamos imprimirlas y proponerles hacer un álbum de fotos en el que además contaran cosas sobre ese lugar que han visitado, lo que han aprendido de él y qué les ha parecido, e incluso si les gusta dibujar, pueden hacer sus propios dibujos inspirados en lo que hayan conocido. Y esto es algo que suele encantarles a todos. Pero para que realmente se aficionen a esto, debemos darle continuidad y no dejarlo en una única experiencia, y veremos cómo al poco tiempo de haber comenzado, serán ellos los que nos propongan visitar nuevos sitios y así poder aumentar su álbum, que por cierto, les diremos que deberán guardarlo como un gran tesoro, ya que en un futuro se lo podrán enseñar a sus hijos. Y será algo que les encantará y les motivará aún más.

Hay tantos lugares maravillosos que es difícil elegir… Pero, poco a poco, podemos ir visitando y mostrándoles primero lo que hay en nuestra ciudad y sus alrededores, y una vez que ya los conozcan y se hayan habituado a descubrir cosas que despierten su interés, querrán descubrir nuevos lugares, y ampliar su álbum si se animan a hacerlo desde el principio.

Maite Nieto.