▷ Cómo escribir un libro juvenil de aventuras

diseño-como-escribir-libro-aventuras-juvenil

Quizás el género de aventuras sea uno de los más importantes de la literatura a la hora de captar al público. Porque, ¿quién no conoce al gran Julio Verne y su literatura de aventuras? 20.000 leguas de viaje submarino, Viaje al centro de la Tierra… Son solo dos ejemplos de un género que se ha caracterizado por su alta difusión entre el público. Y es que este tipo de literatura es uno de los más preferidos por los lectores para sumergirse entre sus páginas y disfrutar de su relato. No sólo para los adultos. En los últimos tiempos, diversos escritores han conseguido enganchar al público adolescente al escribir grandes historias en algún libro de aventuras juvenil.

Si bien es cierto que es una novela que te atrapa, por los diferentes escenarios y las historias que transmiten, la verdad es que lograr escribir una buena historia de aventuras no es una tarea sencilla. A esta dificultad, tenemos que añadir la complicación de tener que adaptar una historia al público infantil o juvenil. Y, aunque no se puede hablar de que sea una fórmula exacta, a continuación, te ofrecemos algunas de las claves para saber cómo escribir un libro de aventuras juvenil.

Cómo escribir un libro de aventuras juvenil

Lo primero que deberemos hacer para afrontar cómo escribir un libro de aventuras juvenil es saber identificar a este subgénero literario. La novela de aventuras es un género literario que cuenta diferentes historias sobre viajes, misterios y el riesgo. Una de sus características es la acción presente hasta dominar los escenarios, básica para el desarrollo de la trama. En los argumentos de este tipo de novelas resaltan características como el riesgo, la sorpresa y el misterio.

Al tratarse de novelas juveniles, tenemos que tener en cuenta al público al que vamos a dirigirnos. Por no hablar de si lo que queremos escribir es un cuento de aventuras infantil. Dependiendo de a quién nos vamos a dirigir, tendremos que adecuar nuestro escrito. El número de personajes, el ritmo, el tono… E incluso la complejidad de la historia. Todo va a depender de a quién vamos a querer destinar el escrito que vamos a contar.

Además de tener claro a quién nos vamos a dirigir, otro buen consejo que podemos ofrecerte es la lectura de muchas novelas de aventuras, para saber cómo son, cómo las escriben sus autores y qué es lo que cuentan. Como ya te dijimos al inicio de la entrada, Julio Verne es el gran referente en este tipo de literatura. Pero hay infinidad de libros de aventuras para disfrutar con las historias que narran en sus páginas. Y si te vas a decantar por novelas de aventuras juveniles, lee novelas de este tipo, para saber cómo dirigirte al público para el que quieres escribir estas historias. En este marco, J.K. Rowling es una de las autoras más destacadas.

Elementos a trabajar para escribir un libro de aventuras juvenil

A la hora de construir nuestro relato de aventuras, deberemos trabajar en una serie de aspectos que han de aparecer en nuestro escrito. Estos elementos son: el artefacto, los personajes, la trama, el entorno, los acontecimientos, el título de la novela y el final, además de cuidar el ritmo y el tono. Tras saber cuáles son los elementos, es hora de ponernos a trabajar en ellos.

El artefacto, un factor indispensable

Un objeto milenario, misterioso, incluso con poderes sobrenaturales… Es una de las piezas más recurrentes en los libros de aventuras. El protagonista de nuestra historia estará durante todo el libro buscando este artefacto. Y puede deberse a diversos motivos. Bien porque lo necesite para salvar al mundo, porque tenga una obsesión con él, porque sea una tradición familiar heredada de generación en generación y tenga que descubrirlo… Hay infinidad de razones por los que nuestro protagonista deba buscar ese artefacto. Y en base a esto tendremos que desarrollar la trama por los diferentes escenarios que vayamos a crear.

Pero no sólo puede tratarse de un objeto, también puede suponer la búsqueda de un tesoro. En un libro juvenil, a la hora de componer este artefacto podremos hacerlo con cierta complejidad, tampoco hay que excederse. Pero si estamos construyendo un libro de aventuras infantil, el artefacto deberá ser un elemento positivo para los niños y su búsqueda no podrá extenderse demasiado, debido al tipo de público. En ambos casos, son lectores que no se han desarrollado (más aún en los infantiles, lógicamente) aún como lectores expertos, por lo que, si complicamos la escritura del texto, podremos propiciar que acaben abandonando la lectura.

La construcción de los personajes

En este apartado, vamos a distinguir a los tres personajes que se han de incluir en todo libro de aventuras juvenil. Estos son: el protagonista, el ayudante y el villano. A la hora de escribir nuestra historia, podremos incluir cuantos personajes que queramos (en los libros infantiles no es algo recomendable, puesto que dificultaremos la lectura), pero estos tres personajes deben estar presentes.

A la hora de crear nuestro protagonista, tendremos que ligarlo a este artefacto que hemos comentado. El protagonista tiene una fijación por encontrar ese artefacto o ese tesoro, dejará todo por buscarlo y encontrarlo, enfrentándose a diferentes peligros y situaciones complejas. Será la figura principal sobre la que construiremos una trama emocionante, que provoque asombro o maravillas en el lector.

El ayudante será el compañero de aventuras del protagonista, que le podrá ayudar a solventar los problemas durante su búsqueda, o incluso provocarlos. Si lo deseas, puedes hacer que protagonista y ayudante tengan un romance a medida que avance la historia. Este personaje, a pesar de su condición, podrá desenvolver un papel fundamental a la hora de que el protagonista consiga hacerse con el objetivo de su búsqueda.

Y por último el villano. La figura de este consistirá en ponerle trabas a nuestro protagonista. El villano estará también vinculado al artefacto o al tesoro que construyamos. Supondrá una lucha constante entre ambos por ver quién se hace con el tesoro, a través de los distintos escenarios por los que desarrollemos nuestra historia. Este será el personaje que más impedimentos ponga al protagonista para evitar que consiga hacerse con el artefacto.

Crear la historia

La trama de nuestro libro de aventuras juvenil ha de ser interesante, ya que, precisamente, se trata de una historia de aventuras. El lector debe querer adentrarse entre las páginas del escrito y disfrutar de la lectura. También se pueden plantear problemas o situaciones de peligro, que nuestro personaje principal tenga que resolver para hacerse con el premio final. Para ello, deberemos introducir situaciones insospechadas e inesperadas, que consigan sorprender y entretener al lector de nuestro libro juvenil.

Por el contrario, si decidimos escribir un libro de aventuras infantil, debes recordar que la historia no puede ser compleja. El nivel de lectura de los pequeños no permitirá hacerlo, por lo que deberán ser tramas sencillas y de pocos personajes. Pero esto no quiere decir que sea una historia plana y aburrida. Podemos crear una historia interesante adaptándola a un cuento de aventuras para los más pequeños.

El escenario, el elemento fundamental

Al tratarse de un género de aventuras, la descripción de los espacios resulta tan importante (o incluso más) como la elaboración de cualquier otro elemento que tengamos en nuestro escrito. Hablamos en estos libros de aventuras juveniles de descubrir artefactos milenarios o mágicos, por lo que los escenarios que construyamos deberán ser acordes a este objeto. Consistirá en que nuestros personajes tendrán que descubrir estos espacios asombrosos y misteriosos, por lo que hay que crear esa correcta ambientación.

Hay que tener en cuenta que, para crear esa correcta ambientación, deberemos de hacer una árdua tarea de documentación. ¿Cómo es el sitio al que llevo al protagonista? ¿Qué costumbres tienen?… son algunos de los ejemplos sobre los que tendrás que investigar. Además, no solo habrá que crear esa ambientación a la hora de escribir nuestro libro de aventuras juvenil. Es importante que también le otorguemos verosimilitud a nuestro relato. Verosimilitud en cuanto a los espacios. En el género de aventuras, podremos construir la historia que deseemos. Un objeto milenario inventado, un tesoro que atenta contra la humanidad, una espada mágica… En este sentido, la construcción de nuestra trama no requiere que seamos tan precisos como a la hora de desplazar a los personajes por la historia.

Esto quiere decir que, si estamos pensando en construir una historia en la que nuestro protagonista quiera ir desde Valencia a Japón, no podremos exponer que llegará allí andando en cinco horas. En este sentido es donde el género de aventuras ha de guardar una estrecha relación con la realidad.

¿Y por qué gozan de esta importancia? Pues porque será en el entorno donde haremos que nuestros protagonistas vivan las diferentes historias de nuestro libro. Situaciones de traición de alguno de los personajes a los protagonistas o la venganza del villano. También puede ocurir que sea el propio entorno el que dificulte la búsqueda de nuestro actor principal. Cruzar un río, escalar una montaña, alcanzar una isla prohibida… El escenario juega un papel fundamental en los libros de aventuras.

Últimas consideraciones

Para cerrar nuestro libro, los dos últimos elementos en los que tendrás que incidir son el título del escrito, así como en su final, además de cuidar el tono y el ritmo.

A la hora de construir el título de nuestro libro de aventuras juvenil, deberemos crearlo de forma que invite a leer nuestra aventura. Uno de los elementos más recurrentes es utilizar el nombre del artefacto o el tesoro que nuestro protagonista va a buscar. Otra tendencia es emplear el nombre de la localización que, o bien hayamos creado o hayamos decidido utilizar para que transcurra nuestra historia. Aquí es importante que seas original. A su vez, el final también deberá tener esa sorpresa. Y, por lo general, acaba con la victoria del protagonista sobre el villano, haciéndose con el tesoro o el artefacto. Pero debes de trabajar en el final. Puesto que la resolución que le propicies afectará a la consideración que el lector tenga de tu libro.

Por último, al tratarse del género de aventuras, tendremos que emplear un ritmo y un tono vivo, que genere entusiasmo por leer la historia. Evita explicar mucho las localizaciones o perderte en aspectos poco irrelevantes de esta. Profundiza en la leyenda del tesoro y el artefacto, el desarrollo de los personajes y por qué están relacionados y, sobre todo, en la construcción de los diferentes escenarios por los que va a transcurrir nuestro relato.

Cómo publicar tu libro de aventuras juvenil

Tras la ardua tarea que supondrá escribir tu libro de aventuras, tendrás que decidir con qué editorial vas a querer publicarlo. Hoy en día, gracias a internet, es muy sencillo contactar con una editorial para publicar tu obra. Pero el buscador te arroja miles de webs que te recomiendan publicar tu obra con ellas. ¿Cómo elegir una buena editorial?

Debes asegurarte de que la editorial que trabaje contigo debe estar durante todo el proceso, asesorándote y ofreciéndote apoyo desde la edición hasta su publicación, informándote de todos los pasos que se han dado con tu obra. Esto te ofrece BABIDI-BÚ. Una editorial infantil y juvenil que cuenta con un grupo de expertos que estarán encantados de asesorarte en todo momento con tu obra. Accede a la sección de contacto, un miembro de nuestro equipo estará encantado de ayudarte.

Preguntas relacionadas con cómo escribir un libro de aventuras juvenil

¿Qué es el género literario de aventuras?

Es el género literario que narra los viajes, el misterio y el riesgo. El protagonista buscará hacerse con un tesoro o un artefacto a través de escenarios asombrosos e increíbles

¿Cuáles son los géneros de los libros de aventuras?

Aunque supone la búsqueda de un tesoro, también intercambian elementos con otros géneros, en particular con las novelas de guerra, novelas policíacas, historias de mar, robinsonadas, ciencia ficción, fantasía y de vaqueros

¿Qué elementos han de estar presentes en un libro de aventuras juvenil?

Debe estar el artefacto, los personajes, la trama, el entorno, los acontecimientos, el título de la novela y el final, además de cuidar el ritmo y el tono

¿Cuál es el elemento más importante de un libro de aventuras juvenil?

Los escenarios, puesto que permitirán hacer avanzar al protagonista por la trama durante la historia que nos están narrando

¿Qué otro elemento es importante en el libro de aventuras juvenil?

El artefacto o el tesoro que el protagonista deberá buscar, ya que en base a él estructuraremos la historia que vamos a contar

¿Qué personajes se incluyen en un libro de aventuras juvenil?

Hay tres tipos principales, protagonista, ayudante y villano

¿Cómo debe ser el ritmo y el tono en los libros de aventuras juveniles?

Tiene que ser un tono vivo y dinámico, que permita al lector disfrutar de la lectura sin que se le haga pesada

¿Cómo publico mi libro de aventura juvenil?

En BABIDI-BÚ te ofrecemos el asesoramiento y te ayudaremos a publicar tu libro de aventura juvenil. Para ello, accede a la sección de contacto de nuestra página web