▷ Cómo maquetar un libro infantil

diseño-articulo-como-maquetar-libro-infantil

Si escribir un libro es ya una tarea complicada, los pasos posteriores que tendrás que realizar para su publicación no serán más sencillos. Tendrás que editar el libro, afrontar su promoción, tener una correcta distribución para su venta… Durante estos procesos, hay un paso a la hora de publicar un libro que necesita ser trabajado de la forma más profesional posible. Se trata de la maquetación. Maquetar requiere un alto conocimiento en materia de diseño. Tu libro necesita tener el aspecto más profesional posible para su posterior venta, por lo que si no dispones de conocimientos, lo mejor es que contrates el servicio con una editorial. En este artículo, te explicamos los pasos que tienes que dar para saber cómo maquetar un libro infantil.

¿Cómo maquetar un libro infantil?

A la hora de afrontar la maquetación, es importante que conozcas que tendrás que trabajar con una serie de elementos que requerirán la mejor versión de ti. Estos elementos son: la portada y su contraportada, elección de la tapa, la encuadernación, la tipografía que vayas a emplear y la inclusión de las ilustraciones.

Primera impresión, portada y contraportada

La portada es uno de los primeros elementos que tendrás que afrontar a la hora de maquetar un libro infantil. Recuerda que debes hacer un diseño, además de lo más profesional posible, llamativo, que consiga impactar a los niños para que decidan adquirir tu escrito. La portada será la primera impresión que tengan los lectores con tu libro. Por eso es tan importante trabajar sobre ella. Maquétala, decide su tamaño, las ilustraciones, cómo va a ser la tipografía que vas a emplear… Todos los detalles cuentan.

El otro apartado sobre el que tendrás que trabajar para la cubierta del libro es la contraportada. Lejos de lo que pueda parecer, la contraportada es otro elemento fundamental a la hora de maquetar. En la contraportada, dependiendo del tipo de libro, va insertada la sinopsis, la visión global de tu libro. La sinopsis hará que el lector sepa de que trata tu libro, pero sin desvelar las partes esenciales de la trama.

A la hora de maquetar, deberás trabajar en la tipografia que vas a incluir en la portada y la contraportada, su tamaño, el estilo… Decidir qué infografía elegirás para ilustrar tu portada. Lo explicaremos más adelante, pero te lo adelantamos en este apartado. Debes elegir una ilustración que se adecue a la historia que vas a encontrar dentro de la publicación, para que el lector se haga una idea de qué vas a contar.

La tapa del libro, una elección importante

A la hora de publicar tu libro, esta será una decisión muy importante que has de tener en cuenta. A priori, la principal diferencia que tendrá repercusión sobre ti como autor del libro será el coste de la tapa que elijas. Un libro de tapa blanda es una opción más económica que si publicamos nuestro libro infantil con la tapa dura. Pero, aun así, a la larga, puede que no sea la opción más recomendada a la hora de publicar.

Desde nuestra experiencia como editorial infantil, siempre vamos a recomendar la elección de la tapa dura. Nuestros cuentos ilustrados son cuidados en todo el proceso creativo desde su concepción. Invertimos esfuerzos brutales en el proceso de ilustración y luego en la maquetación del texto sobre las ilustraciones a todo color. Si tú has puesto un gran esfuerzo a la hora de crear tu cuento infantil, ¿por qué desmerecer todo ese arduo trabajo con un resultado que no esté acorde a lo realizado?

La elección de la tapa dura consiste en una forma de distinguirnos de la competencia. Por esto, en la edición y publicación de cuentos infantiles es tan importante que el resultado sea de la mayor calidad. En este mercado tan copado de nuevas publicaciones de todo tipo cada día, es muy importante separarse de la autoedición, distinguirse, lanzando un producto diferenciador y mucho más exclusivo. Si necesitas más razones, haz clic en este enlace para acceder a nuestra entrada «¿por qué publicar tu cuento infantil en tapa dura?

Encuadernación, un formato para tu libro infantil

Una vez que elijas la portada de tu libro, será hora de afrontar el siguiente paso. Elegir el tamaño del libro infantil también es un aspecto importante a la hora de maquetar tu libro, ya que condicionará los elementos que expongas en él. Tamaño de las ilustraciones, tamaño de la fuente empleada, número de páginas…

Recuerda que los pequeños necesitan de un libro de gran tamaño, de forma que lo puedan agarrar cómodamente y puedan interactuar con él. Además, tener un libro de un tamaño considerable te permitirá la inclusión de fuentes más grandes e ilustraciones de mayor tamaño. Pero ten cuidado a la hora de confeccionarlo. Si te excedes en el tamaño, el libro será demasiado pesado para nuestro público, lo que dificultará su lectura.

Especial cuidado en la tipografía

Aunque pueda parecer un elemento de menor importancia, lo cierto es que la elección de la tipografía es un aspecto muy importante a la hora de maquetar nuestro libro infantil. Has de tener en cuenta que, el público al que te diriges, es un público inexperto, que está dando sus primeros pasos en el mundo de la literatura.

Para los más pequeños, una de las cosas que tendrás que emplear en la redacción de tu cuento y su posterior maquetación, es la inclusión de tipografías a un gran tamaño. Textos largos, con un tamaño reducido, no harán más que entorpecer el ritmo de su lectura y no disfrutarán a la hora de descubrir la historia que le estás contando. Recuerda, que para los niños, el libro tiene que ser como un juguete. Tienen que divertirse, no frustrarse o aburrirse leyéndolo.

Además de emplear una fuente con un gran tamaño, también te recomendamos el empleo de una tipografía con la que estén familiarizados. Una de las estrategias más exitosas para elegir una tipografía que se adecue a los más pequeños, es utilizar la misma fuente que utilizan los libros de texto del colegio. Es una tipografía de letra con la que estarán familiarizados durante todo su camino escolar, por lo que será un tipo de letra que reconozcan y que les será familiar. Emplea tipografías Sans serif, sin serifas, lineales, o palo seco: son aquellas tipografías que carecen de remates en sus terminaciones.

Último paso, las ilustraciones

Los dibujos que vayas a utilizar para ilustrar la historia que estás contando. Las ilustraciones son también un elemento muy importante en los libros infantiles, ya que ayudan a los pequeños a comprender mejor la historia. Además de esta ayuda a la lectura, también suponen un elemento impactante que llamará su atención, por lo que trabajar con buenas ilustraciones es fundamental a la hora de que nuestro libro infantil tenga una mayor aceptación o no.

Pero, ¿qué ocurre si no tengo conocimientos en diseño para las ilustraciones?, ¿Se queda mi libro infantil sin ninguna de ellas? Si tus conocimientos con los programas informáticos no son suficientes, o quieres optar por no realizarlos, siempre podrás recurrir a ilustradores que se hagan cargo de las de tu libro. Normalmente, la editorial cuenta con ilustradores que se encargan de estas ilustraciones, aunque también puedes optar por hacer una búsqueda propia.

Elementos a trabajar para maquetar un libro infantil

A continuación, te ofrecemos un listado, a modo de resumen, con todos los elementos sobre los que tendrá que trabajar una editorial para realizar una maquetación profesional. O bien, si cuentas con los conocimientos necesarios para hacer un trabajo profesional, podrás hacerlo por tu cuenta. Estos elementos son los siguientes:

  1. Utilizar un programa adecuado para maquetar: Adobe Indesign.
  2. Hacer estilos de párrafo.
  3. Crear estilos de carácter.
  4. Crear una cuadrícula base para mantener un interlineado continuo a lo largo de todo el libro (¡queda fatal cuando este va variando de página a página!)
  5. Utilizar fuentes adecuadas a la temática tanto en párrafos como en títulos de capítulos.
  6. Uso correcto de los guiones de diálogos (esto es un tema muy delicado que los autores noveles no dominan).
  7. Empleo correctos de puntuación.
  8. Uso correcto de encabezados en cada página.
  9. Inserción correcta de ilustraciones.
  10. Numeración de páginas / páginas donde no poner numeración.
  11. Controlar líneas viudas y huérfanas mediante tracking manual, nunca de forma automática (¡ya que esto hace que el margen inferior vaya cambiando!)
  12. No olvidar las páginas de cortesía.
  13. Intentar que los capítulos empiecen en páginas impares.
  14. Situar los créditos en una de las páginas iniciales.
  15. Colocar el texto de Cedro (todos los derechos reservados…).
  16. Emplazar ISBN del libro ¿Qué es el ISBN?
  17. Añadir DL del libro ¿Qué es el Depósito legal?
  18. Fecha de publicación (Si fuera segunda edición, se deben poner ambas fechas y ambos ISBN).
  19. Resto autorías participantes en el libro (si las hay).

Publica tu libro infantil con BABIDI-BÚ

A la hora de ponernos a buscar una editorial con la que publicar nuestro libro infantil, con una simple búsqueda en la web podrás acceder a una multitud de editoriales que estarán disponibles para publicar tu historia. Pero, como has visto en este artículo, la maquetación es una ardua tarea a la hora de publicar un libro. Y es únicamente uno de los pasos que hay que dar antes de que nuestra historia vea la luz. Entonces, ¿por cual decantarnos?

En BABIDI-BÚ te ofrecemos la experiencia de nuestra editorial infantil en la publicación de cuentos y libros juveniles. Desde BABIDI-BÚ sabemos de la importancia que tienen los cuentos para sus autores, por lo que pondremos la misma pasión por publicarlo que pusiste al escribirlo. Un miembro de nuestro equipo de expertos te acompañará durante todo el proceso, asesorándote en todo momento de los pasos que tienes que dar. Si quieres saber como trabajamos haz clic en el siguiente enlace. Pero, si realmente, lo que quieres es contactar con nosotros, accede a la web de contacto ubicada en nuestra página web. ¡Estaremos encantados de atenderte!

 

Preguntas relacionadas con cómo maquetar un libro infantil

¿En qué consiste maquetar?

Es un oficio del diseño editorial que se encarga de organizar en un espacio contenidos escritos, visuales y, en algunos casos, audiovisuales (multimedia) en medios impresos y electrónicos

¿Cuáles son los elementos a trabajar a la hora de maquetar un libro?

Portada y contraportada, elección de la tapa, la encuadernación, la tipografía que vaya a emplear y la inclusión las de ilustraciones

¿Por qué es tan importante la elección de la tapa en un libro infantil?

Porque será un elemento que distinga al libro de la competencia. Un libro de tapa dura tendrá un aspecto más profesional que un libro de tapa blanda

¿Puedo encargarme de la maquetación de mi libro infantil?

Sí, siempre que tengas conocimientos avanzados en programas de diseño

¿Quién se encarga de maquetar mi libro infantil, si no tengo conocimientos en diseño?

La editorial se encarga de todo el proceso de maquetación si decides contratar sus servicios

¿Cuánto cuesta maquetar un libro infantil?

Dependerá de la editorial que decidas contratar. La maquetación es uno de los servicios que suelen estar integrados en los paquetes que ofrecen las editoriales de libros para publicarlos.

¿Qué tipografía es la recomendada a la hora de maquetar mi libro infantil?

Sans serif, sin serifas, lineales, paloseco o palo seco: son aquellas tipografías que carecen de remates en sus terminaciones

¿Quién se encarga de las ilustraciones?

Al igual que en la maquetación, si cuentas con los conocimientos necesarios podrás ocuparte de incluir y diseñar las ilustraciones de tu libro. Si no tendrás que contratar a un ilustrador que se encargue