▷ Cómo escribir un cuento infantil de miedo

como-escribir-cuento-infantil-miedo

Sin lugar a dudas, una de las fiestas que más disfrutan los más pequeños de la casa es Halloween. Disfrazarse para el colegio, ir de casa en casa con los amigos caracterizados con sus trajes de muertos vivientes, brujas, esqueletos… Si bien es cierto que es una fiesta que disfrutan al máximo, también en el ámbito de la literatura, el género de terror es una de las opciones más leídas. Y ¿por qué no crear una buena historia de terror para niños? Libros como los de la saga de Pesadilla cosecharon un gran éxito en la década de los 90 en los libros de literatura juvenil. Ahora bien, ¿pueden adaptarse los libros de terror al público infantil? En este apartado, te ofrecemos todas las claves para saber cómo escribir un cuento infantil de miedo.

 

Antes de escribir el cuento infantil de miedo

Una de las primeras cuestiones que tenemos que tener muy clara ante de abordar la escritura de nuestro cuento infantil de miedo es al público que nos vamos a dirigir. Pues no construiremos el mismo relato para un niño de 5 o 6 años, que para uno de 10-11, que está a un paso de la adolescencia y nos permite aumentar un poco esta temática de miedo. Es importante que tengas en cuenta que queremos hacer una historia de miedo adaptada a los más pequeños, sin caer en el error de traumatizarlos.

Tras tener claro el público al que nos vamos a dirigir, es hora de pensar en la historia de nuestro cuento infantil. Al dirigirnos a los niños, este género nos ofrece dos posibilidades por las que articular nuestra historia. La primera de ellas (como ocurre en el cuento infantil) es la opción de transmitir una enseñanza a través de nuestra historia. Una lección para que los niños adquieran un valor que puedan trasladar en su día a día. Como ocurría con el Hombre del Saco, éste se llevaba a los niños que están por la calle de noche o que no se van a dormir a una hora prudente. Esto podemos extrapolarlo a la historia que queramos contar. ¿Que un pequeño no se lava los dientes tras cada comida? Podemos crear un monstruo que robe los dientes de los niños que no se lo cepillan… Como ves hay mil posibilidades.

La otra opción que te ofrece este género es la de ayudar a los niños a vencer sus miedos. Planteando un protagonista que tenga el mismo miedo que los lectores a los que nos dirigimos, podremos plantear la historia de forma que el protagonista se enfrente a sus miedos y los logre vencer.

Cómo escribir un cuento infantil de miedo

Después de definir estos pasos previos a la hora de escribir nuestro cuento infantil de miedo, es hora de ponernos con los diversos elementos que ha de tener este relato. Esta es la selección que te ofrecemos de los diferentes contenidos sobre los que tendrás que trabajar para crear tu propio cuento infantil de miedo, pero puede ocurrir que quieras trabajar en otros aspectos. Te ofrecemos los que consideramos más importantes. Estos son: el argumento, los personajes, los escenarios, la tensión y el final de nuestra historia.

La elección del argumento

Articular nuestra historia al argumento que vamos a querer contar es uno de los aspectos más importantes a la hora de escribir nuestro cuento infantil de terror. Una leyenda sobre un monstruo, una casa embrujada, una ciudad maldita… Tendremos que emplear un gran tiempo en la elección del eje de nuestra historia, porque a partir de este elemento de terror construiremos todo el relato. ¿Qué protagonistas voy a emplear? ¿Por qué están en ese entorno embrujado? ¿Cómo van a vencer al monstruo?… Todas son preguntas que están ligadas al argumento de nuestro cuento infantil.

Protagonista, secundario y villano

Como ocurre en los cuentos infantiles, es recomendable no excederse en el número de personajes que compondrán nuestro relato. Esto se debe a que los más pequeños no tienen la misma capacidad lectora que la de un lector adulto. Además, en este tipo de libros, ya estarán pendientes del desarrollo de la historia, por lo que no conviene interrumpir el ritmo de lectura con un excesivo número de personajes. Distinguimos:

Nuestro protagonista. Tendrá el distinguido papel que le supone tener que resolver el misterio o enfrentarse al monstruo o al miedo que vayamos a plantear. Debemos decidir si será un personaje valiente durante toda la historia, o si va a ser uno temeroso que al final se enfrente a sus miedos y los consiga superar… Dependerá de tu argumento. Es interesante que, si planteas un miedo que quieras que el protagonista venza, lo articules de forma que el personaje pueda tener las mismas características que el lector, para que así se identifique con el personaje. Que se preocupe durante el transcurso de la historia y los peligros a los que se tenga que enfrentar.

Como suele ocurrir, el personaje secundario será el complemento de nuestro protagonista. El personaje que ayude a este a la resolución del misterio o en la lucha contra el monstruo, miedo al que enfrentaremos a nuestros personajes. Es la figura de apoyo, el complemento del protagonista. También suele ocurrir que presentemos al personaje principal como el valiente y al secundario como el miedoso, pero que al final vence a sus miedos para ayudar al protagonista.

Por último, el más importante de los personajes, el villano. Puede ser un villano, puede ser un monstruo, incluso puede ser un edificio encantado. Aquí debes poner a trabajar tu imaginación para crear un personaje original sobre el que articular tu historia de terror, o la lección que quieras ofrecer. Como te exponíamos al principio, piensa antes en el argumento, puesto que te ayudará con la creación de tu monstruo.

Los escenarios, clave en el cuento infantil de miedo

Crear una correcta ambientación ya suele ser bastante importante en todos los libros, más aún si cabe en los de terror. El escenario será el elemento que nos permita crear nuestra ambientación para nuestro cuento infantil de miedo. Una ambientación que deberá ir vinculada al eje de nuestro argumento. Crear un bosque encantado, un pueblo fantasma, una mansión embrujada… Existe un amplio abanico de escenarios que nos ayudarán a crear una ambientación terrorífica en el que nuestros personajes se enfrenten a sus miedos o al monstruo.

Debes trabajar con especial dedicación el escenario, pero es importante que, como ocurre con los personajes, tampoco detalles un exceso de estos, pues también confundirán a los pequeños. Consigue la correcta ambientación de terror en el escenario. Un consejo es ligar el monstruo al lugar y al eje de nuestra historia, porque así será más fácil conseguir la atención del público lector.

Crea una correcta tensión

Este será otro de los elementos fundamentales en los que tendrás que trabajar a la hora de escribir tu cuento de miedo. La tensión, entendida como decíamos al inicio del post, adecuándola a la edad de los pequeños a los que dirijamos la historia.

¿Y cómo crear tensión? Esto estará condicionado a cómo quieras afrontar la redacción. Si no estás familiarizado, la lectura de libros de esta temática de podrá servir de gran ayuda. Pero siempre será sencillo crear tensión con el desarrollo de la historia en los escenarios que creemos, con nuestros personajes. Y sobre todo con el monstruo. Cuándo aparece este, si se lleva a alguien, una noche cerrada dentro de un bosque oscuro, un edificio fantasmal, cuya cancela emite un chirrío escalofriante… Sírvete de la ambientación para crear la tensión necesaria para tu historia.

El triunfo del protagonista sobre el miedo

El final de tu cuento infantil de miedo tiene que ser un valor positivo. Un final feliz, que acabe con el triunfo del protagonista sobre el villano, que sea capaz de vencer a sus miedos, romper una maldición y salvar a su amigo… Da igual como organices la historia, el final siempre tiene que ser un triunfo.

En el caso de que decidas insertar una moraleja, una enseñanza para el aprendizaje de los pequeños, asegúrate que ésta queda lo suficientemente clara. Imagina que has decidido emplear el monstruo de los dientes al que hacíamos referencia al inicio del post. ¿Cómo lo ha vencido nuestro protagonista? Con la ayuda del cepillo de dientes, que servía como un escudo para derrotar al monstruo…

Publica tu cuento de miedo con BABIDI-BÚ

Si bien es cierto que ponerte a escribir tu propio cuento de miedo es lo que más pueda aterrorizarte como escritor, como has podido comprobar, siguiendo esta serie de elementos podrás afrontarlo sin problemas. Una vez consigas «derrotar» a ese miedo, puede que otro temor te aparezca, que no es otro que el de publicar tu libro. Publicar un cuento infantil puede ser un gran quebradero de cabeza, puesto que hay infinidad de editoriales presentes en la web que están dispuestas a publicar nuestro libro. Pero, ¿cómo elegir a la editorial indicada para publicar mi cuento? ¿Cómo sabré si ésta cumple con todos los requisitos?

En BABIDI-BÚ ponemos a tu disposición nuestro servicio como editorial infantil y juvenil. Nuestro equipo de expertos estará encantado de ayudarte con todas las dudas que tengas sobre la publicación de tu libro. Estaremos contigo en todos los pasos que tengas que dar, asesorándote de qué es lo que estamos haciendo y si te parece correcto, para que el libro no sufra una despersonalización de ti como autor del mismo. Accede a nuestra sección de contacto alojada en nuestra página web y contacta con un miembro de nuestro equipo de expertos.

Preguntas relacionadas con Cómo escribir un cuento infantil de miedo

¿Qué es el cuento infantil de miedo?

género literario que se define por la sensación que causa, el miedo

¿Cuáles son los elementos que deben aparecer en un libro infantil de miedo?

El argumento, los personajes, los escenarios, la tensión y el final

¿Qué temáticas pueden aparecer en un libro infantil de miedo?

Además de contar la historia de terror, un libro infantil de miedo puede contener una enseñanza para los más pequeños, o servir como un libro de ayuda para superar sus miedos

¿Cuál es el elemento más importante de un libro infantil de miedo?

El argumento, puesto que a raíz de este construiremos nuestra historia

¿Qué tipos de personajes están presentes en un libro infantil de miedo?

El protagonista, los personajes secundarios y el monstruo o villano

¿Cómo son los escenarios en un libro infantil de miedo?

Deben ir en consecuencia con la argumentación y la historia que hemos decidido crear. Deben ser de miedo y nuestro monstruo o villano debe encajar perfectamente en estos escenarios

¿Cómo se crea la tensión en un libro infantil de miedo?

La tensión se crea con los escenarios, con los protagonistas enfrentándose al monstruo o al miedo en el libro, con la ayuda del monstruo...

¿Cómo debe ser el final de un libro infantil de miedo?

Debe suponer una victoria del protagonista sobre el miedo o monstruo al que hemos decidido enfrentarlos. Si aportamos una enseñanza, debemos de dejarla clara, para que los niños la asimilen de forma correcta.