Para elegir el título perfecto para un libro infantil, es necesario tener claros unos conceptos. Y lejos de lo que puedas pensar, un libro en estas edades puede ser el determinante para que un niño se adentre o no en el mundo de la lectura . A veces buscar una joya que convierta a los pequeños en lectores apasionados es un camino complicado. Cuando estos seleccionan un libro en una tienda, en el proceso, entran en juego multitud de factores. Es por ello que tenemos que trabajar todos los aspectos y saber cómo escribir el título de un libro infantil.

cómo elegir el título de un libro infantil

Este elemento es uno de los más importantes y tenemos que saber cómo escribir el título de un libro infantil para causar el mayor impacto. Los niños se dejan llevar por las emociones de ese mismo instante y elegirán el libro de la estantería que les llame más la atención. Siempre en busca de un elemento diferenciador, en este caso, puede serlo el título. Aunque no se puede juzgar a un libro por su portada, las primeras impresiones siempre cuentan. Es por ello que tenemos que saber cómo escribrir el título de un libro infantil, porque será una de nuestras primeras cartas de presentación a nuestros posibles pequeños lectores.

Qué es el título de un libro infantil

El título de un libro infantil es el nombre que elige el autor para su publicación. Es la primera carta de presentación que ofrecemos a los autores, que nos sirve para identificar nuestro libro y llamar la atención del público. Suele estar relacionado con la temática de la obra, con el mensaje que vamos a transmitir o con los personajes que aparecerán en ellos. Una vez que tenemos claro lo que es un título de un libro infantil, es hora de saber cómo escribir el título de un libro infantil.

Cómo escribir el título de un libro infantil

Un título puede escribirse como una única frase, aunque admite más fórmulas para su construcción. Aunque no hay una fórmula fija, sí hay una serie de normas que tenemos que cumplir para construir correctamente nuestro título. A continuación, te ofrecemos una serie de consejos para saber cómo escribir el título de un libro infantil.

  • Escribe el título al final del libro

El título no debería ser el mayor punto de referencia a la hora de escribir un libro porque pone límites a la creatividad de cualquier autor. Hay que adaptar el título a la historia, pero no al revés. Dejar el título de un libro para el final puede dar, sin lugar a dudas, los mejores resultados. Una vez la narración haya cobrado vida con la aparición de los personajes más relevantes de la historia, y sus constantes idas y venidas, es más sencillo que la inspiración llegue por sí sola.

En ese caso, si nos obsesionamos con preparar un título sin haber desarrollado el cuento infantil, se pueden perder muchas ideas para futuros acontecimientos a lo largo de la trama que podrían llevar tu obra al éxito. El título es la voz de la portada, por lo que falsearlo ni siquiera es una opción. Tener este paso claro es una de las claves para saber cómo escribir el título de un libro infantil de manera correcta.

  • Verifica que ese título no existe

Por más original que sea el título de tu libro puede que ya se haya escrito con anterioridad, en este caso tu mayor aliado será Google. Haz una investigación antes de dar el visto bueno a la obra para asegurar que la propiedad intelectual de alguien no está siendo amenazada. Evitarás así conflictos y podrás apostar por un título que sea mucho más innovador e interesante. 

  •  Destaca tu libro por partes

Revísalo una y otra vez entre párrafo y párrafo, y destaca todo aquello que resulte más interesante. El ingrediente perfecto que le dará vida a tu historia saltará a la vista una vez pongas todos tus sentidos sobre el texto. A veces puede ser una frase en mitad de la nada o una palabra en boca del personaje principal. Sin embargo, la idea es encontrar la fórmula perfecta para saber cómo escribir el título de un libro infantil y que tenga gancho, pero que no desvele el completo desarrollo de la historia. A veces está delante de nuestros ojos, pero no somos capaz de ver más allá. 

  • Título adecuado a su género

En la portada no solo tiene un papel protagonista la ilustración, sino también la presencia de un título llamativo que sea emocionante y no deje a ningún pequeño indiferente. Dependiendo del género literario al que se haga referencia, hay unos títulos preferentes sobre otros. No obstante, para saber cómo escribir el título de un libro infantil, se busca la construcción de títulos que sean:

  1. Breves para que los niños no solo recuerden con mucha más facilidad su nombre, sino para llamar su atención. 
  2. Que contenga una rima o una frase pegadiza
  3. Sencillo para captar la atención con más sutileza que planteando uno enrevesado, y poco comprensible para el lector.
  4. Inesperado, original y diferente, que se salga de las líneas de lo convencional e impacte en las mentes creativas de los niños.
  5. Impactantes con el uso de verbos y palabras en acción, que dejen entrever las aventuras que se encierran dentro.
  6. Concreto para evitar que cualquier lector se lleve un desengaño al abrir el interior del libro y no se dé relación alguna entre el título y su narración. 

Saber cómo escribir el título de un libro infantil y que sea bueno, al fin y al cabo, es una obra de arte, una pequeña idea de donde nacen miles de historias, así que no tengas miedo de compartirlo con los demás. Sabrás que tu cuento infantil va sobre ruedas porque la gente sonreirá, asentirá con la cabeza y tal vez te pregunte más sobre él. 

Ideas para que tu título infantil cobre vida

  • Créalo en torno al nombre de tus protagonistas

Esta es, quizá, la opción más utilizada en los cuentos infantiles, pero también la más efectiva. Si quieres otorgarle personalidad a la obra que estás escribiendo, dándole total exclusividad, puedes titularlo con el nombre del protagonista de la misma. Es una forma de dar notoriedad no solo al libro en sí mismo, sino a dicho personaje, tal como ocurre en las historias de Percy Jackson, Harry Potter o incluso con Matilda.

Si buscas seguir esta técnica desde un punto más sugerente, puedes hacer hincapié en las habilidades del personaje pero sin revelar nada más allá. Es una de las claves para saber cómo escribir el título de un libro infantil de la forma más llamativa.

  • Plantea algún enigma

Dejar en el aire algunas interrogantes con la portada de tu obra, evocando una sensación de misterio es una cuestión básica para tu libro infantil. Una pregunta en forma de título resulta muy interesante a la hora de captar a los lectores pues, si es lo suficientemente encantadora, propiciará un inevitable interés en comprar la obra, aumentando su necesidad de saciar la curiosidad y encontrar el porqué a todas sus preguntas. 

  • Da alguna pista sobre la moraleja que encierra tu libro

En muchos casos, la parte más importante del libro gira en torno a una moraleja, siendo esta la que favorece y estimula los valores de los niños de la manera más positiva y entretenida posible. Por lo que, si tu título deja entrever atributos que tengan una estrecha vinculación con la moraleja de la historia, es posible que un familiar lo escoja por encima de otras opciones. Los padres tienden a comprar desde una cuestión de doble efecto: resaltar valores específicos a través de la narración y entretener a los pequeños con las ilustraciones e historias.

  • Da vida y personalidad a animales u objetos

En los cuentos infantiles es usual otorgar identidad a objetos o lugares inanimados, como bosques mágicos o castillos misteriosos; también se le otorga un carácter a ciertos animales, dependiendo donde se ubique la obra, siendo estos capaces de hablar, expresarse y sentir al igual que lo hacen los seres humanos. Si en tu obra hay un objeto o animal que cumple la función protagonista, ¿por qué no titularla así? Un ejemplo de ello es ‘La máquina del tiempo’.

Aunque de primeras puede resultar una idea simple, los niños quedan impregnados. También cabe la posibilidad de combinar el personaje principal con un objeto al que se haga referencia o esté vinculado durante la historia, es una manera muy efectiva de ser transparente con la obra sin revelar ningún acontecimiento. Si cumplimos con estas ideas, sabremos cómo escribir el título de un libro infantil de la forma más correcta.

Errores a la hora elegir título

  • Demasiado largo

Aunque en otros géneros literarios un título largo puede resultar llamativo, en las obras infantiles es todo lo contrario. Los niños, quienes acaban de poner los pies en el mundo de la lectura, no van a mostrar interés por la ardua actividad que supone interpretar un título tan extenso.  Excedernos en el tamaño del título es uno de los errores a evitar a la hora de saber cómo escribir el título de un libro infantil.

La aparente necesidad por parte de los autores de abarcar muchas ideas en un espacio pequeño no siempre funciona, muchos menos en la literatura infantil. Por lo que no hay que cometer el error de descentrarse del aspecto más representativo de la obra, más bien hay que profundizar en él. Una historia es capaz de encerrar un sinfín de acontecimientos, pero el encabezado de tu obra debe ser preciso que, en pocas palabras, sea capaz de atrapar a cualquier lector. 

  • Demasiado complejo

Aunque la capacidad de compresión de los niños mejora con la edad es preferible evitar los títulos complicados. Esto significa que si quieres triunfar en la literatura infantil debes limitar el lenguaje, teniendo siempre en cuenta a tu público lector, ya no solo en la narración en sí misma, sino en el título que aparece en portada.

Se debe priorizar ante todo la sencillez y la construcción de un título que cualquier niño sea capaz de entender. Si desde el comienzo la obra plantea enigmas demasiados enrevesados, el lector no solo no podrá comprenderlo, sino que no lo disfrutará. Es por ello que saber cómo escribir el título de un libro infantil implica saber redactar un título adecuado a los más pequeños.

  • Difícil de recordar

Si el nombre que utiliza el libro como título contiene palabras que son complejas de pronunciar y memorizar, el lector se verá poco atraído por la obra. La rápida solución es crear una frase que con la combinación de pocas palabras y términos simples anime a cualquier niño a elegir tu libro. De esta manera el conjunto de un buen título, con una legible tipografía y unas ilustraciones igual de sugerentes logren atrapar al lector antes incluso de leer la primera página.

Como ves, hay muchas recomendaciones y estrategias a evitar para saber cómo escribir el título de un libro infantil de la forma más idónea y conseguir con este el impacto que queremos provocar en los niños.